Tener en lugar de ser.

.

En el tema de marcas hoy en dí­a,¿cuál es uno de los problemas más recurrentes que tenemos? El decir “qué tenemos” en lugar de demostrar el “quién somos”. Hoy mucha de la comunicación de marcas de hoy se centra en decir caracterí­sticas, algunas de ellas por cierto, muy técnicas e irrelevantes para el consumidor.

Tomemos como ejemplo uno de esos gadgets que todo mundo tiene hoy (y que son un arma muy peligrosa cuando la gente los usa para textear mientras conduce).  Me quieres convencer de comprar tu Smartphone (o tableta), y en tu comunicación me dices que este aparato tiene cámara dual, no se cuantos megapixeles (¿a cuánto el kilo de cuadritos, joven?), cubierta ultraligera de fibra de carbono, descarga gratuita de apps, delgada  pantalla de alta resolución y demás monerí­as. Bien, me quedó claro que tu aparato tiene muchas caracterí­sticas técnicas, luego entonces,¿porqué te pareces tanto a muchos otros? Dejando a un lado tu larga lista de bullets en un anuncio,  folleto o whatever, ¿quién eres en realidad? ¿qué te hace único? 

Ok, como no me quedó claro el mensaje de “seducción tecnológica” que me enviaste, entonces tomas el producto de tu competencia que creó la categorí­a (por ejemplo de esos que tienen una manzana como logo), lo pones de referencia en tu anuncio y me señalas todo lo que tú tienes que el otro no. Nuevamente más “qué soy” en lugar de “quién soy”. No, espera un segundo, al hacer ese anuncio me dijiste, sin querer, quién eres.¡Eres uno más que quiere parecerse a aquel que no puedes ser! Irónico, ¿no?

El tema por lo general, es que entre más me dices que tienes, menos me comunicas quién eres, y eso me indica que no tienes claramente definida tu personalidad. Sí­, le invertiste muchí­simos recursos a decirme las cosas que, si me eres relevante, yo investigaré acerca de ti.
O como dirí­an los más filosóficos: me vendiste tu materia fí­sica, pero no tu alma.
El enfocarse solo en comunicar “qué tienes” en lugar de “quién eres”, a la larga se vuelve muy caro.

Y esto, además de suceder en marketing, ocurre en la vida de las personas. A menudo decimos qué tenemos, pero no quién realmente somos, dejando que esas cosas que tenemos hablen en lugar de nosotros.

Think about it.
CLJ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *